La empatía es una de las claves de la felicidad

La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar del otro, es comprender lo que los demás sienten o piensan. Se habla mucho de esta cualidad, pero en realidad es muy escasa. El actual estado del mundo lo demuestra. Si fuéramos empáticos no nos dedicaríamos a hacer daño a los que nos rodean, no habría guerras ni tanto dolor.

Cuando entendemos lo que otro siente nos volvemos sensibles, entendemos sus sufrimientos y miedos, sus deseos y anhelos más profundos. Es una de las herramientas más poderosas de la inteligencia emocional, una de las claves de la felicidad.

Para entender a otros debemos prestar atención no solo a sus palabras, sino al tono de voz, a cómo se mueve. Hay que ver más allá de lo que dice e interpretar lo que piensa o siente aunque no lo exprese de forma verbal. Eso nos permite ser compasivos y sensibles en un sentido profundo.

Es más difícil dañar a otro si somos capaces de entenderlo, de percibir lo que hay en su interior. No somos empáticos porque somos egoístas. Únicamente nos preocupa nuestro yo, lo que nos hace sentir mejor, aunque eso provoque daño a otros.

Muchos se pasan la vida intentando imponerse a los demás simplemente por el deseo de tener poder, por conseguir triunfar en una sociedad competitiva que suele premiar a los más despiadados. Olvidamos que cuando hacemos daño a otra persona también nos lo estamos haciendo a nosotros mismos.

Solo nos fijamos en lo que nos separa. En la diferentes ideologías y formas de ver el mundo que luchan entre sí. Sin embargo, si fuéramos sensibles nos daríamos cuenta de que es mucho más lo que nos une que lo que nos diferencia. Todos sentimos lo mismo: el mismo amor y odio, los mismos miedos paralizan a la gente en cualquier lugar de la Tierra. En esencia todos los seres humanos somos lo mismo.



0 comentarios:

Publicar un comentario