consciencia y conocimiento

Debemos distinguir entre saber algo y ser consciente de algo, entre la consciencia y el conocimiento. La diferencia es fundamental, aunque solemos usar ambas palabras como sinónimos. No estoy hablando de dos cosas distintas, sino que la consciencia es una forma de conocimiento, una de sus manifestaciones más profundas, valiosas y difíciles de lograr.

Hay una distinción básica entre “saber que” o “ser consciente de que” la violencia debe desaparecer. La diferencia está en el nivel de profundidad de la percepción de esa idea. Podemos saberlo como conocemos el nombre de la calle donde vivimos. Es solo un conocimiento más entre muchos otros. No hay una vivencia de ese saber, ni una comprensión profunda de la idea en cuestión. Todo el mundo sabe que la violencia es mala y, sin embargo, la aceptamos como algo normal. Si el ser humano fuera plenamente racional (y no un manojo de prejuicios, sentimientos e ideas casi siempre falsas), entonces la gran mayoría de males que padece la humanidad deberían desaparecer.

Pero eso no ha sucedido. Mucha gente continúa haciendo daño a los otros y a sí mismos como si no pasara nada, como si todavía no fuéramos conscientes del enorme dolor que provoca el odio y la intolerancia. El concepto “la violencia es mala” es igual a la frase “mañana puede que llueva”. Es solo un dato entre millones de datos que procesamos cada día. No hemos prestado verdadera atención a esa idea ni reflexionado sobre todo lo que implica. Tenemos un conocimiento de ella, pero no una verdadera comprensión, una consciencia profunda de lo que significa.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada